miércoles

Los recursos naturales son sociales

Desde el punto de vista antropocéntrico, el ambiente nos lleva a adoptar una mirada que supone

a) la separación entre el hombre y el medio ambiente,
b) la diferenciación entre la naturaleza y la cultura.

En primer lugar, trabajaremos las implicaciones materiales de esta diferenciación. De hecho, la adecuación del ambiente a las necesidades humanas requirió el desarrollo de técnicas. En segundo lugar nos aproximaremos a la idea de naturaleza como construcción social. Esto significa que las concepciones sobre el ambiente y la naturaleza no son evidentes y que son elaboradas a partir de un conjunto de intereses, valores, creencias existentes en una sociedad en un momento dado. De aquí que no se pueda separar las concepciones de la naturaleza y del ambiente del contexto en que las mismas son elaboradas. Además, las acciones del hombre sobre el ambiente guardan relación con estas ideas.

Trabajando con la valorización social del mismo. Es que podemos ubicar el análisis del concepto de recurso natural.

La percepción de un elemento del ambiente como recurso no depende de las características propias del elemento sino del valor que los grupos sociales le asignan. En este contexto se evalúa su mayor o menor potencialidad para satisfacer necesidades...


Esto quiere decir que un bosque por sí solo no es un recurso, sino que se transforma en recurso en el momento que una sociedad valora las potencialidades que este puede ofrecer en términos de combustible, de madera para la construcción de viviendas o muebles, o de pasta de papel para celulosa.

Pero así como las necesidades sociales van cambiando a lo largo del tiempo, el concepto de recurso también adquiere una dimensión histórica.

De hecho el uranio comenzó a ser valorado como recurso a partir de sus requerimientos para la producción de energía nuclear. El coltan es un mineral que ha comenzado a valorarse como recurso recientemente a partir del desarrollo de la tecnología que permite la producción de chips.

El pasaje de un elemento del ambiente al de recurso requiere una serie de procesos como su conocimiento, su valoración, la determinación de la tecnología para su explotación y la explotación en sí misma.


En el momento en que las sociedades valoran, hacen suyos y modifican –mediante la tecnología y el trabajo – los objetos del ambiente, estos se convierten en recursos.

La tecnología y la valorización del petróleo como recurso natural

El conocimiento tecnológico ocupa un lugar importante en el proceso de valorización de un componente del ambiente como recurso. Así, por ejemplo, el petróleo surgido espontáneamente de fuentes naturales era utilizado por sumerios y caldeos como betún para las embarcaciones, como asfalto o para unir los ladrillos en la construcción de edificios. Las emanaciones de petróleo crudo se siguieron usando en formas rudimentarias para cubrir con brea las amarras de los barcos, para efectuar la evaporación de la salmuera y también como medicina.

Recién en 1859, se hizo la primera perforación comercial, en Titusville, Pensilvania, con el propósito de contar con mayor cantidad de combustible que la obtenida a través de las surgentes. Al principio, el petróleo crudo se utilizó principalmente para obtener querosén. Los componentes del petróleo crudo que sobraban, incluida la nafta, en tanto que se consideraban productos inútiles y que su inflamabilidad constituía un problema se quemaban directamente a campo raso. Entre 1859 y hoy se puede observar una gran diferencia en la industria petrolera. Los desarrollos tecnológicos han permitido que las sociedades valoren todos los elementos involucrados en su producción a tal punto que hoy no se desperdicia nada. Mediante el refinado se obtiene nafta, querosén, asfalto, coque de petróleo, grasas lubricantes, vaselinas, parafinas, solventes, insecticidas, etc.

Stock, recursos, reservas.

Recién mencionábamos que un problema actual para los Estados Unidos es las pocas reservas que este país presenta en materia de petróleo. ¿Qué queremos decir cuándo hablamos de reservas?

Según Hagget, la suma total de todos los componentes materiales del ambiente, incluyendo tanto masa como energía, elementos biológicos y elementos inertes, puede describirse como el stock total.

Cuando alguno de los componentes de ese stock totales es visto por la sociedad como útil para satisfacer alguna de sus necesidades se transforma en recurso.


Por ejemplo, la noción del stock de petróleo, está asociada a una cantidad fija e invariable. Pero, en realidad, no podemos medir el stock de este recurso, solo podemos saber las reservas existentes de este recurso. Esto quiere decir que sólo podemos conocer su disponibilidad presente. De manera que cambios en las condiciones tecnológicas (herramientas de prospección más sofisticadas, que nos permiten aproximarnos más al centro de la tierra) podrían servir para distinguir sitios con yacimientos de petróleo y que hoy no tenemos en cuenta. De manera que un cambio tecnológico podría ser útil para aumentar las reservas de este país.

Las reservas constituyen el subconjunto de recursos disponibles bajo las condiciones tecnológicas y prevalecientes de una época.

Por lo dicho anteriormente, comprenderán que es muy difícil calcular por ejemplo el stock de petróleo existente en la Tierra. Solo podemos saber que el mismo ha variado a partir del uso que se ha hecho desde el inicio de su explotación.

Ahora cabría preguntarse por qué es usual qué se afirme que las reservas de petróleo pueden acabar y no sucede lo mismo con otro tipo de recursos como el agua.

Tipos de recursos naturales

Sucede que el petróleo es considerado un recurso natural no renovable. Esto quiere decir que su tiempo de reproducción es muy lento. Ello hace que, desde el punto de vista humano, las limitaciones de suministro lleven a considerar sus existencias como fijas.

En contraposición los recursos renovables son aquellos que cuya velocidad de regeneración se da en un tiempo social y económicamente aceptable.

A su vez, dentro de los recursos no renovables encontramos aquellos que, una vez que fueron usados, sólo retornan a la naturaleza sus residuos y no pueden ser reciclados Tal es el caso de los combustibles fósiles tales como el petróleo o el carbón. Entran en esta categoría también aquellos minerales que una vez que fueron transformados no pueden ser recuperados. En contraposición existen recursos no renovables que pueden ser reciclados tales como el plomo, el hierro, el cobre.

Los recursos escénicos resultan de la reciente valorización social del paisaje. Los mismos pueden ser construidos como un atractivo turístico y tornarse en una fuente de desarrollo local.

La clasificación que distingue recursos renovables de no renovables tiene como objetivo servir para reconocer los tiempos de regeneración de los elementos de la naturaleza, y así poder, establecer las formas de manejo más adecuadas. Sin embargo, un recurso renovable como un bosque, si es explotado sin tomar en cuenta sus ritmos de regeneración y de crecimiento, puede adquirir las características que le hemos atribuido a los recursos no renovables, esto quiere decir que pueden desaparecer.

Clasificación de los Recursos Naturales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada